Ya te hemos comentado en otras entradas de este blog la importancia de la luminosidad para el bienestar y la salud. En cualquiera de las tiendas de lámparas en Las Rozas de Madrid que preguntes sobre estos aspectos, te podrán aconsejar de acuerdo a tus necesidades.

Las lámparas visten tu hogar. Le dan calidez y personalidad. Hoy en día las tiendas de lámparas en Las Rozas de Madrid fabrican multitud de estilos con materiales muy diversos. Modernas, rústicas; de vidrio, de bronce, etc. Con formas que simulan planetas u ornamentales, como la majestuosa lámpara de araña que viste en un post anterior. Pero, ¿quién fue el protagonista de tan audaz invento?

Resulta complicado asignarle un autor, y ni siquiera se conoce su origen a ciencia cierta. Sin embargo, sí se tiene constancia de que la primera lámpara data de la Grecia del siglo IV a. C. Se trataba de envases abiertos que podían ser de origen mineral, como la piedra o la arcilla, o bien de origen orgánico (hueso, conchas). En ellos se quemaba aceite vegetal o sebo.

Más tarde surgió el candil, también conocido como lámpara de aceite. Un recipiente con un estrecho orificio en su parte superior. En el interior se colocaba combustible y una mecha (de lino o algodón) en contacto con la sustancia ascendía hacia el exterior. El efecto de la capilaridad impregnaba todo el material de manera que podía ser prendida sin dificultad.

En el siglo XVIII aparece el quinqué, o lámpara de Argand. Variante que incluía una especie de chimenea que rodeaba la mecha y estabilizaba la llama permitiendo aumentar la intensidad luminosa; equiparable a la luz de diez velas encendidas.

En Lámparas M. Córdoba somos especialistas en la fabricación de lámparas y realizamos trabajos personalizados. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para pedir tu presupuesto a medida. Estaremos encantados de atenderte.