Como una de las tiendas de lámparas de Las Rozas de Madrid queremos dedicar esta entrada al tema de la iluminación. Ya sabes que es una cuestión importante no sólo de cara a crear un ambiente determinado en cada estancia, sino también por un tema de salud visual.


Las lámparas son claves a la hora de acondicionar una casa ya que van a influir para crear o no una sensación de amplitud e incluso tendrán que ver en el estado de ánimo. En Lámparas M. Córdoba te recordamos que las luces no sirven únicamente para ver, sino que también desempeñan un importante papel en lo estético y decorativo. Pueden desempeñar varias funciones: de ambiente, puntual, decorativa, funcional, etc.


Como apuntamos antes, cada una de las habitaciones precisa de una luz correcta y adecuada. En cuanto a la clase de iluminación, en el mercado tenemos varias opciones: luces halógenas, fluorescentes, bombillas o el LED. Como te imaginarás, cada una de las alternativas anteriores tiene sus ventajas. En el caso de las viviendas lo normal es colocar luces incandescentes (bombillas) o halógenas de baja potencia. Los fluorescentes son mejores para oficinas y tiendas. En lo relativo al color de la luz, está la que genera la propia bombilla y el que deriva de la lámpara. Las lámparas incandescentes nos dan una luz más cálida resaltando los tonos amarillos y marrones. Por su parte, los fluorescentes aportan una luz más fría resaltando los colores azules y verdes. Como una de las tiendas de lámparas de Las Rozas de Madrid te recordamos que para instalar la luz se pueden usar distintos apliques en función del espacio que haya y de dónde se ubiquen los enchufes. Una opción muy extendida es la de los ojos de buey porque permiten orientar la luz e incluso se pueden colocar en el interior de muebles y armarios.